Vender una vivienda que avala la compra de otra.

Durante la última década se ha vivido un boom en la compraventa de viviendas. La hipoteca ha sido, en la mayoría de los casos, el instrumento utilizado a la hora de financiar la adquisición de un inmueble y, en muchas de estas situaciones, los compradores necesitaban un respaldo económico que garantizara el pago de todas y cada una de las cuotas del crédito hipotecario. La figura del avalista cobró una gran importancia y se convirtió en casi imprescindible para jóvenes, trabajadores con nóminas reducidas, solicitantes de hipotecas por un valor superior al 80% de la tasación del piso o personas sin trabajo fijo. Muchos de quienes, en su momento, firmaron como avalistas de sus familiares o amigos se preguntan ahora si pueden poner a la venta sus inmuebles o si, por el contrario, su condición de garantes de un crédito del que no son titulares les impide disponer libremente de su patrimonio. La elección entre aportar garantías personales o reales para respaldar una hipoteca puede ser la clave para poder poner a la venta un inmueble.

Garantía personal

Con frecuencia se suele confundir la figura del avalista con la del “hipotecante no deudor”, por lo que es importante diferenciar ambos términos y conocer lo que cada uno de ellos implica antes de tomar la decisión de respaldar una hipoteca.

El avalista responde con todo su patrimonio presente y futuro de la deuda contraída por el titular de la hipoteca. Es decir, garantiza de manera personal que el prestatario va a hacer frente al pago de las cuotas, pero no lo hace con un bien concreto. Es frecuente escuchar conversaciones en las que se asegura que los padres han avalado a su hijo “con el piso”, pero estas afirmaciones no son del todo correctas, pues le apoyan con todos sus bienes: su nómina, su cuenta corriente, su vivienda… En el caso de que el titular no pague las mensualidades, el banco puede dirigirse directamente contra el patrimonio del avalista.

Pero al no existir un bien concreto que haya servido como garantía de pago, el fiador puede vender libremente su patrimonio y disponer de él de la manera que considere más oportuna, pues seguirá respondiendo con los nuevos bienes. Así que si desea vender su casa puede hacerlo con total libertad, ya que no existe sobre ella ninguna carga concreta. Eso sí, el avalista ve reducida su capacidad de endeudamiento en el futuro de manera que, si necesita un crédito al consumo o una hipoteca no le será tan fácil conseguirlo salvo que responda con su patrimonio ante las posibles deudas de un tercero.

Republished by Blog Post Promoter

Más info.

Estructura ligera dinamica multifuncional

Concepto de estructura ligera tridimensional capaz de variar dinámicamente su disposición para adaptarse a múltiples funciones y propósitos.

Se trata de un sistema de estructura movible compuesta por tres o más arcos de esfera escalados en tamaño que pueden superponerse uno a otro. La idea resulta de pensar en una estructura multifuncional que pueda adaptarse mediante un sencillo y rápido movimiento a las necesidades que se precisen a cada momento. Puede pasar de ser un pabellón de conciertos a una carpa que aloje una exposición mediante un ligero cambio de su estructura. Se ha realizado una maqueta funcional que exprese los beneficios de dicha concepción:

La maqueta se ha realizado con vigas de PVC simulando formalmente las reales. Las uniones están fijadas minuciosamente mediante el uso de hilo de nylon y pegamento superrápido. La disposición de los elementos asegura una distribución de la carga uniforme, favoreciendo el realismo de la maqueta y que su futura realización como proyecto real sea factible.

Republished by Blog Post Promoter

Más info.