Hipoteca inversa: disfrutar del patrimonio

Mi señora madre ya tiene una edad. Después de pasarse toda la vida luchando para salir adelante, se ha encontrado con una pensión que no le da ni para pipas. Junto con mi padre, que también tiene su buena ración de canas, vive en una vivienda que compraron hace casi 30 años. La casa en la que pasé mi infancia está situada en un barrio estupendo y, a pesar de acumular tres décadas de antigüedad, bien podría tasarse por un precio interesante. Llevo un par de años persiguiéndoles con la idea de la hipoteca inversa, pero siempre me dicen que, cuando les toque criar malvas, nos repartamos el dinero de la venta de la casa entre mis hermanos y yo. Me da una rabia mortal que mis bien amados progenitores tengan el chip de la herencia tan interiorizado, más aún cuando se merecen disfrutar de estos años sin escatimar en caprichos.

La hipoteca inversa me parece un invento financiero ideal. Creo que nuestros mayores tienen todo el derecho del mundo a sacarle partido a un patrimonio inmobiliario que han pagado con el sudor de su frente. Además, las ridículas pensiones que existen a día de hoy son claramente insuficientes en casos de dependencia sanitaria. El panorama se complica todavía más cuando echamos un vistazo a las listas de espera de las residencias geriátricas públicas. Todo esto constituye, a mi juicio, un buen abanico de razones para que mis padres se decidan de una vez por todas a vivir como siempre han querido.

¿Cómo funciona?
El funcionamiento de la hipoteca inversa es aparentemente sencillo. Se trata de un producto al que pueden acceder los mayores de 65 años que tengan una casa en propiedad. La entidad financiera tasa la vivienda y, en función del importe resultante y de la edad del solicitante, se acuerda el pago de una renta mensual vitalicia. El cliente no pierde en ningún momento la titularidad de la vivienda, es más, si tiene que abandonar su casa e irse a una residencia, puede alquilar la casa a un tercero sin ningún problema, sumando dos rentas en vez de una. Cuando se produce el fallecimiento, los herederos tienen varias opciones: conservar la propiedad pagando la deuda acumulada, constituir una nueva hipoteca por el importe adeudado o vender la vivienda y obtener un beneficio económico tras restarle la cancelación de la deuda.

Republished by Blog Post Promoter

Más info.

Promocionan subasta inversa

Estos días hemos podido ver en diversos medios de prensa una noticia que suena algo insólita: un piso a un euro. Se trata de una subasta inversa promovida por www.tupisoporuneuro.com. El sistema es relativamente sencillo, se puja por el precio menor no repetido. Las ofertas posibles van de un euro a 150. Por el momento solamente dos pisos están ofertados, ya que se espera ver un poco los resultados de este sistema.

Uno de los pisos está en Madrid, más precisamente en Leganés. Tiene 100 metros cuadrados, está para estrenar y totalmente equipado. Esto incluye el equipamiento de la cocina y todo el mobiliario. Tiene un baño y un aseo, además de un trastero de buen tamaño, según promocionan. En las áreas comunes hay un sector para niños y además cuenta con piscina.

El segundo de los pisos también está en Madrid, en Villarejo del Salvanes. También tiene tres dormitorios, trastero, un baño y un aseo. A diferencia del anterior este tiene plaza de garage. Son 100 metros cuadrados, con una antigüedad de construcción de dos años, si bien está para estrenar. La cocina está amueblada, pero no menciona el resto del piso, por lo que deducimos que no incluye este amoblamiento. Tiene áreas verdes con piscina.

Republished by Blog Post Promoter

Más info.