Aprovecha cada rincón en tu casa

No importa lo grande que sea una casa, siempre parece faltar espacio para guardar y organizar nuestras cosas y si a eso le sumamos que la superficie de las viviendas cada vez es más reducida, el almacenaje se convierte en un problema. La buena noticia es que hay muchas más posibilidades de las que creemos de hacer crecer los metros disponibles.

1. Librería sobre el sofá.
La pared sobre la que apoya el sofá suele utilizarse para colgar cuadros o espejos, pero sustituyendo estos por unas baldas con soportes ocultos, ganamos una librería sin empequeñecer el salón. Si podemos prescindir de 25cm. de fondo en la habitación, también podemos encargar unos armarios a ambos lados de la pared entre los que se creará una estructura de pladur en la que apoyar el sofá y, sobre él, empotrar las estanterías.

2. Utiliza el espacio en vertical.
Podemos aprovechar la altura de techos y paredes con baldas sobre las puertas, estructuras tipo puente rodeando puertas de paso o la mesa del estudio, por ejemplo, y construyendo altillos.

3. Muebles multiusos.
Canapés abatibles, camas altas con cajones inferiores, bancos de cocina con tapa o baúles en el dormitorio como descalzadora, son todos ellos muebles que incrementan el espacio de almacenaje sin utilizar un centímetro más de superficie.

Las mesas nido, las extensibles y las mesas consola ahorran espacio al recogerse cuando no se usan, lo mismo que las repisas extraíbles en la cocina, que incrementan la superficie de trabajo en un momento dado.

4. Espacios con más de una función.
En esa habitación, la más pequeña de la casa, que no tiene un uso definido, puede situarse un vestidor que contendrá una pequeña mesa de estudio, o se utilizará como habitación de invitados y planchador. También la mesa de comedor, si va acompañada de una estantería o contenedor cercano, puede servir como mesa de despacho.

Republished by Blog Post Promoter

Más info.

Vivir en una tienda


En los últimos años ha proliferado la transformación de locales comerciales en viviendas. Cada vez es más frecuente vivir en una antigua librería, una tienda de ultramarinos o en lo que antes fue una oficina. Las fábricas también han experimentado cambios y se han convertido en amplios espacios residenciales. Adquirir un local de estas características puede ser muy ventajoso, pero hay que tener cuidado y observar que todo está en regla y conforme a la normativa urbanística de la localidad porque no todos los locales, aunque cumplan los requisitos de habitabilidad, pueden transformarse en viviendas.

Con el encarecimiento de los pisos y el metro cuadrado a precio de oro, muchos españoles han optado por adquirir locales para convertirlos en su hogar. Una de las opciones que se han planteado los propietarios de estos bajos ha sido transferirlos a inmobiliarias para transformarlos en residencias; otra, reformarlos ellos mismos para poder venderlos a un precio algo mayor.

Tendencia generalizada

Lo que comenzó siendo un hecho aislado en algunos barrios madrileños o barceloneses se ha convertido en una tendencia generalizada en toda España. No es extraño encontrar, en cualquier localidad, anuncios en los que se venden antiguos locales rehabilitados transformados en vivienda . Pero no todos son legales porque muchos de ellos carecen de algo tan básico y necesario como es la cédula de habitabilidad. Todas las viviendas han de contar con este certificado con el que se controla que los inmuebles cumplen las condiciones de higiene y salubridad exigidas por la normativa. Acredita, además, la habitabilidad y la solidez del edificio. Sin esta autorización, expedida por el Ayuntamiento, no se puede contratar el alta en servicios como la electricidad, el gas o el agua.

Las viviendas de obra nueva o de rehabilitación global han de tener vigente la cédula de habitabilidad que también es necesaria para alquilar o vender un piso. Los bancos y cajas de ahorro pueden solicitar este documento para conceder una hipoteca. Normalmente, para obtener la cédula de habitabilidad, un arquitecto ha de inspeccionar previamente la vivienda y expedir el certificado. Posteriormente, el propietario ha de entregarlo al departamento correspondiente de la Administración y pagar las tasas establecidas.

Republished by Blog Post Promoter

Más info.