Consejos para poner el precio de venta a una vivienda


Si deseas vender tu piso, atento a éstos 10 consejos que te ayudarán a poner un precio real a tu vivienda y por consiguiente, a venderla rápido.

1. Tienes que ser objetivo:

Aunque estés vendiendo tu casa y todos los recuerdos que has tenido dentro, el valor sentimental hay que sacarlo del precio. Los compradores ven más la localización, ubicación, calidad, tamaño y su estado.

2. Olvídate de lo que valía tu casa:

Aunque hasta hace poco muchos pensaban lo contrario, el mercado inmobiliario es como la bolsa, el valor puede bajar. Así que olvídate del precio que tenía tu piso hace seis meses o hace tres años y mira el precio que puede tener hoy tu vivienda.

3. No pienses que aparecerá un inocente:

Algunos piensan que la inmobiliaria encontrará a alguien dispuesto a pagar más que el valor de mercado de tu vivienda. Eso apenas ocurre, por lo que conviene no tener fe en esa posibilidad.

4. ¿Cuánto va a valer tu vivienda en un futuro?

En un mercado bajista como el actual es muy importante ver la situación. Si rechazas una oferta hoy puede que tengas que aceptar una más baja mañana, tal y como le ha pasado a mucha gente.

5. Analiza a fondo el mercado:

Aquí es donde una firma inmobiliaria puede ser muy útil. Al precio adecuado no se llega en cinco minutos. Hay que ver las viviendas de alrededor que están en venta, intentar averiguar por cuanto se han vendido realmente las últimas de la zona y estudiar los precios de las que llevan mucho tiempo en el mercado y no se venden. Después, hay que comparar todo de forma objetiva con tu piso e intertar sacar un precio adecuado.

Más consejos…

Más info.

Redes neuronales para determinar el precio de la vivienda

En estos momentos de caída de los precios de la vivienda, donde no se sabe muy bien cuando se va a dar por terminado el ajuste de ciclo, y cuando hay mucha gente que comienza a pensar que ha comprado caro y esto le va a suponer una carga durante un largo tiempo, es cuando nos viene la necesidad más que nunca de conocer qué formas tenemos de saber el valor “objetivo” de la casa que hemos comprado, de tener una referencia sólida sobre la que apoyarnos a lo hora de saber cuanto vale.

Recientemente se ha publicado en la revista Revista CT /Catastro Nº62 (Abril 2008) un artículo que me ha parecido muy curioso e interesante por el hecho de que asocia el uso de las redes neuronales, propias de los sistemas inteligentes y un concepto muy extendido en la computación (de aplicación en diversos sectores como el de la bolsa, la banca, la medicina, el medio ambiente, etc), como método para realizar una valoración inmobiliaria. Es decir, la red neuronal artificial nos dice de forma “inteligente”, cual es el precio que tiene mi casa. Descargar el artículo: Metodología de precios hedónicos vs . Redes Neuronales Artificiales como alternativas a la valoración de inmuebles. Un caso real.

En el artículo se hace una comparación de dos metodologías de valoración: el hedónico (que es el que usan normalmente las empresas de tasación en donde se valora en función de las características del inmueble y de su localización) con la metodología de las redes neuronales , donde se crea una red inteligente que va aprendiendo y reduciendo los errores en función de las muestras que recoge y los resultados que obtiene. Es como si tratásemos de diseñar el cerebro de un tasador , con las mismas variables que influyen en sus decisiones, y además lo proveemos de ese “ojo clínico” que ha desarrollado a lo largo de los años. En el estudio se toman como muestra 2.888 datos de viviendas vendidas en el año 2006 en la ciudad de Córdoba, se aplican las dos metodologías y finalmente se comparan los resultados.

Más info.

La “Paradoja” del Propietario

Te has comprado un piso, han pasado tres años y ahora su valor de mercado es un 40% más. Estás contento porque ahora, en vez de venderlo por los 120.000 euros que te costó lo venderías por unos ¡168.000!. Pero, ¿sabías que si lo vendes para financiar la compra de a otro más caro estás perdiendo dinero?. A veces mucho dinero.

Una evolución frecuente de alguien que ha comprado un piso en los últimos años es que al cabo de un tiempo, pongamos, por ejemplo, 5 años, decida adquirir algo más grande. Las razones son varias, aumento de renta, querer vivir con más amplitud, o una muy chillona: los críos.

Imaginemos una pareja que compró un piso en el año 2000. Les llamaremos los Pérez. Pagaron por el piso 120.000 euros, pero en el año 2005 esa pareja tiene ya dos chavalines y decide mudarse a un piso mayor, haciendo lo que la mayoría de las familias hacen: Vender el piso actual para financiar parcialmente la compra del nuevo.

Debido a una excepcional época de incrementos del precio de la vivienda el piso que compraron en el 2000 ha tenido un incremento del 50%, y por él les dan nada menos que ¡180.000 euros!. Los Pérez están muy contentos. Ahora bien, el piso que quieren comprar costaba en el año 2000 unos 200.000 euros, y, al tener un incremento similar, del 50%, ahora piden por él 300.000.

El dinero contante y sonante que tienen que aportar (bien sea en efectivo o con hipoteca) en el 2005 por la diferencia de precio entre un piso y otro es: 300.000 – 180.000= 120.000 euros. Sin embargo, si el precio de la vivienda se hubiera mantenido estable durante esos años aportarían: 200.000 – 120.000= 80.000 euros.

Conclusión: debido al alza de precios, los Pérez deben aportar nada menos que 120.000-80.000 ¡¡40.000 euros más!!.

No hace falta decir que éste es un caso de lo más frecuente. Es decir, siempre que se venda una propiedad para poder comprar otra de mayor valor financiada parcialmente con la primera que se adquirió, la subida del precio de la vivienda es perjudicial, los porcentajes de subida de precios lógicamente no serían iguales para las dos viviendas, pero sí aproximados, por lo que el ejemplo sirve igual.

La paradoja es que en este caso, llamémosle “mejora de vivienda”, lo que realmente sería interesante como propietario es: ¡que la vivienda BAJE!…

Más info.

Valoraciones online.

La forma mas fácil de conocer el precio de mercado que tiene tu casa, es ir a un portal inmobiliario que tenga gran volumen de oferta, y buscar aquellos que sean lo mas similar al tuyo (misma zona, metros, características, etc), de ésta manera se puede conocer el precio aproximado de forma rápida.

Pero este tipo de valoraciones a los bancos no les son válidas para poder configurar una hipoteca. Necesitan una valoración del inmueble que sea algo más trabajada, o lo que se llama una tasación inmobiliaria, donde se hace un estudio en profundidad del inmueble y, en base a las características, se le pone un precio.

La empresa más conocida en España en la realización de tasaciones es Tinsa. Buscando por Internet he encontrado una serie de empresas donde puedes solicitar la tasación de forma online:

Existen muchas más empresas de tasación inmobiliaria, en Inmoweb hay una buena recopilación de ellas.

Creo que es importante no confundir entre valoración obtenida automáticamente y tasación. Por ejemplo, recientemente el portal inmobiliario Ivive ha lanzado un servicio que han llamado de tasaciones, aunque se trata de una simple estimación automática del precio en comparación con los inmuebles que hay en la base de datos de Ivive. No es una tasación. Las tasaciones son mucho más complejas que una simple media comparativa en base al precio y los metros cuadrados de otros inmuebles. Además, los precios a los que se realiza la venta final suelen ser inferiores a los que aparecen en el portal, por lo que en ningún caso se puede considerar una tasación fiable.