Nuevo sistema para relieves de hormigón

Una empresa española ha lanzado a nivel mundial un novedoso y económico sistema de relieves y texturas para el hormigón, con el que espera revolucionar el sector de la construcción a nivel internacional en los próximos años, permitiendo a los arquitectos innovar con nuevos diseños y acabados en un campo que habitualmente estaba restringido sólo a determinadas obras concretas por su alto coste económico.

La arquitectura ha sufrido una importante transformación durante los últimos años, dando lugar a multitud de nuevas tendencias y diseños. Una de estas tendencias, es el predominio del hormigón visto como elemento constructivo y decorativo en la nueva arquitectura contemporánea. Siguiendo ésta tendencia, la compañía alicantina Valero, fabricante de moldes y encofrados para la construcción, ha culminado un trabajo de investigación y desarrollo de más de 3 años para conseguir un elemento diferenciador y de bajo coste para éste tipo de arquitectura.

Más info.

ARQUITECTURA IMPOSIBLE

Filip Dujardin es un fotógrafo belga, su formación es de arquitecto, sin embargo, como buen arquitecto, la observación es el punto de trabajo para la creatividad y por ende la inquietud de estudiar fotografía, trabajó para varios estudios importantes, hasta que en 2007 comenzó a utilizar la modificación de imagen digitalmente y a trabajar de independiente, hasta el momento varias han sido las publicaciones para las que ha aportado sus imágenes y su fama ha ido creciendo , les dejo aquí unas imágenes de lo que pasa cuando un arquitecto sabe usar photoshop y tomar buenas fotos.


Más info.

La casa Nautilus: vive como un cangrejo ermitaño

En la arquitectura orgánica se buscan las formas inspiradas en la naturaleza y se huye de la rigidez de las lineas rectas. La casa Nautilus es un ejemplo perfecto de esta disciplina.

Esta increíble vivienda unifamiliar fue construida en 2006 por la empresa Arquitectura Orgánica. Una joven pareja de México DF con dos niños decidió cambiar su casa convencional por otra que estuviera integrada en la naturaleza. El objetivo de este proyecto era hacer sentir a esta familia como habitantes del interior de un caracol, igual que los cangrejos ermitaños cuando ocupan las conchas vacías. Objetivo cumplido.

El dormitorio y el baño:

La cristalera desde el interior y el exterior:

Algunos bocetos preliminares:

Tejados que cambian de color

Flamantes graduados del MIT han desarrollado un tipo de teja orientada a la próxima generación de hogares, que se adecua a las condiciones climatológicas imperantes según el estado del tiempo. Los nuevos componentes de los techados cambiarán de color de acuerdo a la temperatura exterior. En temporadas de frío permanecerán de color negro para absorber energía calórica y en verano se tornarán blancos para reflejar las radiaciones solares y permitir ambientes más frescos y agradables. Con esta alternativa constructiva se espera dar un nuevo paso  hacia una optimización energética para así tener un menor costo en tarifas de servicios.

Cualquiera que haya pisado alguna vez una superficie de color negro durante el verano, en un mediodía abrasador, conoce la propiedad de este color de absorber la energía luminosa del sol y acumularla en forma de calor. Para el invierno, esto es una ventaja importante en los tejados ya que, al transferir calor al interior de la vivienda, aprovechando los días soleados, reduce los costos de calefacción en forma notable. Pero, en verano, esto se transforma en una deficiencia arquitectónica que obliga al aire acondicionado a trabajar más de lo normal para mantener un hábitat agradable. Esto representa un gasto económico extra que no sería necesario si el tejado fuese de color blanco. Pero, por lógico análisis, en invierno ese gasto existiría para mantener el hogar con buena calefacción.

Esta encrucijada se resolvería entonces si tuviésemos un techo oscuro en invierno y otro claro en verano para compensar la relación temperatura-ambiente versus los consumos y para mantener temperaturas agradables en el hogar. Esto es precisamente lo que ha desarrollado un grupo de graduados del MIT: tejas que cambian de color según la temperatura. Las tejas se vuelven blancas cuando hace calor, lo que les permite reflejar mejor el calor provocado por la radiación del sol y, cuando hace frío, se vuelven negras absorbiendo el calor, justo cuando es necesario. El equipo de mediciones de laboratorio muestra que en estado blanco las novedosas tejas reflejan un 80% de la luz solar que cae sobre ellas, mientras que cuando se tornan de color negro reflejan sólo el 30%. Esto significa que en estado blanco se podría ahorrar una cifra superior al 20% de los actuales costos de enfriamiento, de acuerdo con estudios recientes. La tasa de ahorro para el estado oscuro de las tejas durante el invierno aún no se ha cuantificado.

Más info.
Página 10 de 28« Primera...89101112...20...Última »