Casa H, la pequeña vivienda.

Esta casa está pensada desde lo pequeño, casi lo ínfimo, pensada del detalle al espacio y no del espacio al detalle.

1.- La casa no tiene puertas ni pasillos. La estrategia es doble; por un lado crear un recibidor-entrada que una vez estas dentro te da la sensación de estar fuera. Este recibidor es el eje de circulaciones de la casa, el único pasillo posible. La otra estrategia es colocar el área de los padres en un volumen y la de la hija en otro. De esta manera la casa se forma a partir de una hache “H”. A levante el volumen más alto (cocina-comedor-sala en planta baja y habitación padres–baño-despacho en planta primera) y a poniente el más bajo (habitación-baño). estos dos volúmenes se relacionan a través del recibidor. El resultado es que aún siendo una casa muy comedida en sus dimensiones, el espacio fluye constantemente y da la sensación que es mucho más grande. no hay puertas que cierren una visual, no hay pasillos infrautilizados, todo metro cuadrado está optimizado para un uso regular e intenso.

2.- La relación entre exterior e interior se realiza a través de un colchón de aire de 60 cms. El plano de ventana y el plano de fachada difieren de estos 60cms. esto crea un espacio intermedio, indeterminado e intersticial entre dentro y fuera. Una especie de airbag transparente. El resultado es que el paisaje ajardinado del entorno entra en la casa acotadamente, enmarcadamente. este “airbag” de 60cms transforma totalmente la habitual sensación que tenemos al relacionarnos con el exterior a través de una ventana. este espacio intermedio enfatiza el paisaje tal y como enfatiza un marco una obra pictórica. Otra consecuencia de este “grueso innecesario” es la calidad de la luz. Hay mucha luz en esta casa pero poco sol, la luz al rebotar sobre el grueso del antepecho de la ventana la dota de una enorme gama de matices, de tonalidades, de color. La luz deja de ser una fuente indiscriminada de claridad y adquiere el papel de “descubridor” del espacio, “hace visible” el espacio….

Más info.

¿Derecho a una vivienda digna?

La opinión pública suele argumentar que el derecho a una vivienda digna está recogido en la Constitución, y que el Estado hace dejación de sus funciones al no permitir el acceso masivo de los ciudadanos a un techo en propiedad, en alquiler u otro tipo de uso y disfrute.

Concretamente el artículo 47 reza:

Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación.

La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos.

Desde luego lo de todos los españoles tienen derecho a una vivienda y lo de impedir la especulación, como que no es un derecho constitucional muy plasmado en la realidad. Antes de continuar tenemos que tener claro que no todos los derechos recogidos en la Carta Magna tienen la misma importancia.

El Capítulo II Derechos y libertades, la Sección I relaciona los derechos fundamentales y las libertades públicas, que tienen la máxima defensa por parte del Estado; entre ellos están el derecho a la vida y a la integridad física o la irretroactividad del derecho punitivo.

En cambio la Sección III incluye una serie de disposiciones agrupadas bajo el título de “Principios rectores de la política social económica” cuya realización efectiva es mucho más difusa. El derecho a una vivienda digna, la protección integral de los hijos, una política orientada al pleno empleo o la protección de la salud figuran entre estos principios rectores. La protección de unos y otros es muy diferente, siendo éstos una orientación más que una obligación concreta. En otro caso, el paro sería inconstitucional.

Recientemente el Tribunal Constitucional ha dictado un Auto en relación al derecho a una vivienda digna y la posible vulneración de este derecho de la Ley de Enjuiciamiento Civil, en cuanto al procedimiento de ejecución hipotecaria.

Más info.

Feng Shui en el dormitorio

Sencillos pasos a seguir para adecuar el dormitorio a la filosofía del Feng Shui.

  1. El dormitorio ha de estar en el sitio más tranquilo y protegido de la casa.
  2. El dormitorio ha de tener paredes y puertas, que lo aparten del resto de la casa. Si vives en un estudio, opta por biombos o separadores de ambientes.
  3. El techo ha de ser plano, sin salientes ni vigas.
  4. Coloca la cama, y en especial el cabecero, lo más alejado posible de la puerta.
  5. Procura que no hay ningún espejo sobre el respaldo de la cama. Si tienes un espejo, procura que no se vea mientras estás acostado.
  6. Evita los ventiladores de techo (y, en general, cualquier cosa que cuelgue) sobre la cama.
  7. Si cambias de trabajo, de casa o de pareja, cambia la cama (o, al menos, las sábanas).
  8. Los colores de las paredes han de ser pasteles, al igual que las alfombras, en tonos claros.
  9. No coloques nunca dos espejos, y menos, uno enfrente del otro.
  10. El orden es esencial, así como una temperatura media que no sea ni mucho frío ni mucho calor.
  11. La iluminación ha de ser suave.
Más info.

11 Claves para ahorrar en una reforma

La reforma de una vivienda supone siempre una inversión en tiempo y dinero. Planificarla bien y seguir estos 11 consejos, te permitirán controlar el tiempo de ejecución y el gasto para evitar sorpresas desagradables y un óptimo resultado.

1. Analiza el alcance de la reforma.

Piensa bien en las necesidades que impulsan la reforma y sopesa la posibilidad de acometer al mismo tiempo pequeñas mejoras o intervenciones, que quizá quieras hacer más adelante. Muchas veces, una pequeña reforma es más costosa, proporcionalmente, que una mayor.

2. Infórmate sobre las subvenciones para la rehabilitación de la vivienda.
Pregunta en tu Ayuntamiento acerca de las ayudas vigentes a las que puedes optar. Se dan sobre todo en el caso de que se mejore la eficacia energética de la vivienda (por ejemplo, cambiar las ventanas o colocar aislantes), o si se trata de rehabilitar una vivienda antigua o en estado precario.

3. Contrata a un profesional.
Prácticamente en cualquier tipo de reforma, la inclusión en el proyecto de un arquitecto o interiorista te ahorrará dinero en forma de control de plazos y dirección de obra, garantizando por ejemplo la ausencia de tiempos muertos entre la actuación de los diferentes gremios y la perfecta correlación entre proyecto y ejecución. Estos profesionales pueden dirigir sus propios equipos o asumir la dirección de una empresa de reformas integral, y te ayudarán también a optimizar el espacio y a adaptar tu vivienda a la medida de tus necesidades.

En el caso de que haya cambios estructurales, la firma de un arquitecto es, además, obligatoria.

4. Solicita varios presupuestos.
Antes de decidirte por uno, pide varios presupuestos a diferentes profesionales y asegúrate de que en todos te presentan las mismas partidas, con detalle de los precios unitarios de cada una de ellas.

Exige también que figure una fecha de finalización de las obras y una cláusula de penalización en caso de incumplimiento.

5. Elige bien el momento.
Normalmente es más económico acometer las reformas durante el invierno, ya que hay menos demanda. Sin embargo, hay reformas que tienen sus momentos óptimos para ser realizadas como por ejemplo, la instalación de calefacción, que se ha de realizar en verano o la de aire acondicionado, que lógicamente será más rápida y económica en invierno.

6. Piensa en verde.
Aunque no te supondrá un ahorro ahora, aprovechar la reforma para optimizar el gasto de energía en tu hogar, te ahorrará mucho dinero en el futuro. Aislar suelos o paredes, cambiar las ventanas, sustituir los electrodomésticos viejos por unos con mejor calificación energética o mejorar el rendimiento de la iluminación te ayudarán a ello.

7. No ahorres en las instalaciones.
Aunque pueda parecer una contradicción, es preferible gastar lo que sea necesario en esta parte de la obra, que probablemente no volveremos a tocar, que encontrarnos dentro de 10 años con que, por ejemplo, tenemos que volver a levantar el suelo porque la calefacción tiene fugas.

Más info.

Lofts: Viviendas de Moda

Los lofts están de moda y cada día más. Se trata de amplios espacios diáfanos en los que el número de paredes es mínimo, generalmente con mucha luminosidad y diseños minimalistas. El loft busca el máximo aprovechamiento del espacio. Resulta de la conversión de almacenes o fábricas en espacios habitables, o destinados al uso profesional. Normalmente están edificados en fincas antiguas, naves o plantas bajas. Han sido impulsados, en las grandes ciudades, por la transformación de zonas industriales en zonas residenciales.

Suelen ser espacios con techos altos, que superan los 3,5 metros de altura, amplios ventanales y, habitualmente, paredes de hormigón. Se caracterizan por tener pocos tabiques y por la escasez de cerramientos, sólo los esenciales para separar las estancias privadas (baños y en ocasiones dormitorios) del resto de la vivienda, que conforma una única y espaciosa zona. Suelen tener entre los 90 y los 300 metros cuadrados.

Más info.
Página 1 de 3123